Yo también fui novato

 Oct, 02 - 2016   3 comentarios   Opinión


Como todos los que han pasado por la Universidad y por un Colegio Mayor, yo también fui novato. Y ahora ya van dos años de veterano y nadie me ha maltratado ni he maltratado a nadie. ¿El problema son las novatadas, o lo son las personas y cómo las hemos educado hasta su etapa universitaria?

Hacer un test de personalidad, cantar canciones que ilustraban lo difícil que era la carrera, hacer sentadillas mientras decíamos nuestro nombre o adorar el libro “Las Sagradas Escrituras de Raymond Chang”. Ser bautizado con un nombre divertido, tener que llevar un huevo pintado y cuidarlo, rodar por el césped con compañeros haciendo carreras y representar membranas celulares siendo nosotros, los novatos, fosfolípidos haciendo movimientos flip-flop. Esas son algunas de las horribles novatadas que he sufrido y que, por supuesto, he impuesto a mis novatos para que las sufran igual que yo.

Durante esas “jornadas de integración”, nuestros veteranos nos obligaban a comprar un bocadillo solidario, a dar una vuelta por los stands de la feria de bienvenida y a comer con ellos sentados en la hierba, con una batalla de grupos de rock de fondo. Además, quedábamos un viernes para ir al río a comer juntos otra vez, bebiendo sangría, y jugar a buscar caramelos en harina, a montar a caballito y pelearnos por una manzana llena de nata, o jugar a clásicos juegos vejatorios como el “beso o placaje”.

A raíz de todo esto, Antena3 ha decidido hacer un reportaje de una hora sobre las novatadas, y escribo esta entrada básicamente porque uno de sus reporteros nos cazó en plena Plaza Mayor de Salamanca con nuestros novatos, cantando canciones. Estoy expectante por conocer el enfoque que hace dicho reportaje, así como saber cómo “nos pinta”, si de casualidad salimos en él. Se publica el martes a las 00:15 y os invito a verlo y dejar vuestra opinión por aquí o por redes sociales.

Por cierto, aquí está el vídeo de presentación del reportaje:


  • Julia Alonso

    Me parece una forma muy vulgar, una falta de clase,de madurez y de todo, esta forma de recibir a los de 1º..
    Yo estudié en la USAL, no sufrí novatadas, afortunadamente, ni en filología ni en la residencia. Te aseguro que si las hubieran hecho y yo me hubiera negado a participar, ya se hubieran encargado de represialiarme. Es así como funciona este democrático país. Menos mal que tengo perspectivas de emigrar.
    Además q

    • Hola Julia. ¿Cuál es “esta forma de recibir” a los de 1º” de la que hablas? Tengo la impresión de que no has leído el artículo

  • Julia Alonso

    quisiera decir que la universidad y los colegios mayores o residencias son centros formativos en los que deberían abundar las buenas maneras.